En los primeros años de vida, el cerebro del niño es capaz de reorganizarse y compensar los déficits y desajustes que puedan tener. Por ello es tan importante la detección precoz de los trastornos del desarrollo y la intervención temprana. Estar atentos a la evolución de nuestros niños en sus primeros años de vida y detectar signos de alerta, hará que puedan recibir atención especializada lo antes posible. Si te sientes confundido o piensas que tu hijo puede presentar alguna dificultad en su desarrollo en esta primera etapa de su vida ¡Contacta con nosotros!

EdadComportamiento del bebé. No ha aprendido a… Los padres observan que…
3 mesesEl bebé no mira a la cara. No sonríe cuando se le habla. La voz de la madre no le tranquiliza. No controla la cabeza: no la levanta estando boca abajo o se le cae cuando está vertical. No se mira las manos. Tiene las manos siempre cerradas con el pulgar dentro de los otros dedos.
6 mesesNo coge objetos. Está muy pasivo. No anticipa los brazos para que le cojan. Piernas siempre estiradas y tensas. No busca el origen de los sonidos. No emite sonidos.
9 mesesNo se sienta. No coge objetos ni los manipula. Miembros inferiores rígidos. No llama con la voz. Llora mucho o no llora nunca.
12 mesesNo se pone de pie. No señala con el dedo. No se interesa por el entorno. Parece ensimismado sin jugar o repitiendo una u otra vez el mismo juego. No parece entender órdenes sencillas: toma, dame… No parlotea usando consonantes (d, p, m, g )
18 mesesNo anda. No señala partes del cuerpo cuando se le nombran. No señala con el dedo para preguntar o para señalar. No participa en juegos de imitación (hacer comiditas, acunar un muñeco…). No se interesa por otros niños.
Cualquier edadDeja de aprender cosas nuevas o retrocede, olvida las que ya aprendió. No se relaja cuando Vd. lo tiene en brazos. No disfruta jugando a «cucú-trastrás». No muestra interés por las cosas a su alrededor. Asimetría en los movimientos o en la postura. No se relaciona con otros niños.