Prevenir e intervenir, lo antes posible, sobre las dificultades en niños que pueden presentar deficiencias o están en situación de alto riesgo biológico y/o socioambiental.

Facilitar la posibilidad de que los niños tengan un desarrollo evolutivo lo más normalizado posible, proponiendo programas de estimulación adaptados a cada caso.

Informar, asesorar y apoyar a todos los miembros de la familia, haciéndolos participes del tratamiento del niño.

Divulgar en todos los ámbitos sanitarios, educativos y sociales sobre la importancia de la detección, prevención e intervención temprana.

Facilitar con nuestro trabajo, una mayor calidad de vida en los niños y en sus familias y lograr una mejor integración personal, social, educacional y familiar.